Estrategias para manejar el Divorcio frente a los hijos

El divorcio es la separación y ruptura de la relación de pareja. Una situación dolorosa para la pareja pero también para los hijos. Cuando la pareja se separa pierden una relación, sus sueños, su identidad como familia. Y esto mismo les pasa a los hijos los cuales ya no compartirán como una familia como lo eran antes es decir con papá y mamá juntos.

Es lamentable cuando ocurre que los hijos pierden la cercanía emocional y física con uno de los padres lo que trae consecuencias negativas para la vida de ese hijo el cual puede llegar a pensar que es el culpable de la separación, o que su papá o mamá se fue porque ya no lo ama.

Cuando los padres evitan tener un divorcio difícil, destructivo, negativo pueden lograr que el sufrimiento y los daños hacia los hijos disminuyan o sea menor. Por esto es importante tomar medidas y precauciones para evitar que los hijos sean propensos a desarrollar problemas emocionales y de conducta.

Algunos factores que afectan a los hijos en su desarrollo emocional, físico o psicológico cuando se da la separación son:

  1. Vivir con otros familiares.
  2. Cambios de casa o colegio.
  3. Ver menos al progenitor con el cual ya no vive.
  4. Cuando los padres expresan palabras negativas o muestran hostilidad hacia el otro progenitor.
  5. Nuevas parejas
  6. Influir a los hijos para que tomen partido con uno de los padres.
  7. Culpar abiertamente a los hijos de la separación.
  8. No explicar lo que está pasando y separarse sin explicación alguna a los hijos.
  9. Las frecuentes peleas o discusiones delante de los hijos.

Para poder evitar hacer daño a los hijos cuando sucede esta separación inminente entre la pareja es importante tomar en cuenta los siguientes aspectos:

  1. Cuidar la Comunicación no verbal: cuando los padres toman la decisión de separarse comunican a través de su lenguaje no verbal que algo está pasando, por eso es importante que si todavía no lo han dicho a los hijos cuiden las palabras y acciones, se hagan más conscientes de su lenguaje no verbal por ejemplo que el niño pregunte que todo está bien y el padre o madre responda que sí y luego haga una mueca de desagrado. Esto confundiría a los niños.
  2. Evitar la confrontación delante de los hijos: lo mejor para los hijos sería que la pareja se apoye y busque la manera de hacer el proceso lo menos doloroso posible y esto pueden lograrlo evitando hablar o discutir delante de los hijos. Lo que tengan que hablar lo hagan en espacios donde estén solos y con una actitud abierta y de paz. A veces la pareja pelea en su habitación con gritos pensando que los niños no escuchan pero esto no es así.
  3. Crear un proyecto de vida para sus hijos: a pesar de estar separados, en el proceso deben ir hablando, conversando sobre cómo será la vida de sus hijos a partir de ahora, elaborar un proyecto de vida es decir que harán sus hijos, cuales actividades, cómo será el proceso de educación, cómo se dividirán los gastos, actividades extracurriculares, visitas etc.
  4. Decidir antes de comunicar la noticia a los hijos quien tendrá la custodia o quien vivirán los hijos: es importante decidir esto antes de comunicar a los hijos la noticia de la separación para que así puedan estar preparados para las preguntas de los hijos.
  5. Hacer una reunión familiar para comunicar la separación: en esta reunión es importante:
  • Comunicar la decisión de la separación sin explicaciones de los problemas reales y profundos de la pareja, ya que esa parte le corresponde a la pareja.
  • Esta comunicación debe ser con ambos padres presentes, dejando de lado el enfado y la molestia.
  • La conversación debe adaptarse a la edad de los hijos y el principal mensaje que debe primar cuando ocurra es que lo sucedido es entre papá y mamá y que los hijos no tiene la culpa de lo ocurrido. Es importante insistir en esta afirmación.
  • Un ejemplo de lo que puede decir es: explicar que a veces la forma de quererse de los adultos experimenta cambios o que no pueden ponerse de acuerdo en cosas importantes y por lo tanto decidieron que lo mejor es vivir separados.
  1. Utilizar la Disciplina Positiva como estilo de crianza: los padres deben decidir como continuarán criando y educando a sus hijos y la mejor manera de hacerlo es a través de la Disciplina Positiva es decir crianza con amor y límites al mismo tiempo. Los padres deben educan y aplicar las mismas reglas y evitar que cuando se visite la casa del padre con el cual no vive cambiar esas reglas para compensar una falta.

El divorcio es y será una situación dolorosa tanto para la pareja como para los hijos por eso es importante lograr que la convivencia en esos días sea lo más armoniosa posible para que así el proceso pueda ser un poquito menos doloroso para la familia.

De cómo los padres manejen el tema de la separación dependerá mucho cómo esta afectara o no a los hijos.

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba