6 tips para lidiar con la Inestabilidad de un Adolescente

La adolescencia es una etapa de la vida del ser humano, donde este se enfrenta a nuevos retos y desafíos, donde asume nuevas responsabilidades y cambios en lo concerniente a lo físico, emocional y psicológico.Uno de los cambios que puede mostrar tu hijo adolescente es la inestabilidad emocional, la cual se refiere  a cambios constantes de los sentimientos o de los estados emocionales. Por ejemplo en un momento tu hijo/a adolescente se muestra feliz y conversador, mientras que en otro momento te dice que quiere estar solo y se dirige a su habitación y cierra la puerta precipitadamente.

Y talvez te preguntaras ¿A qué se debe esto? ¿Por qué mi hijo/a puede mostrar estas conductas inestables?

Esto ocurre por varias razones:

  1. En esta etapa el pensamiento de tu hijo/a evoluciona por lo que adquiere la la capacidad de razonar y analizar las situaciones de la vida.
  2. Su forma de pensar se ve influenciada por las interacciones de la familia, amigos, el ambiente incluso de la tecnología.
  3. Una pobre o muy baja autoestima (valoración propia que tiene de sí mismo/a).
  4. Los estereotipos que la sociedad ha impuesto en quienes deben ser y cómo deben comportarse.
  5. Las altas expectativas que se pueda tener de ellos y que se les exprese constantemente.
  6. Falta de comprensión y apoyo.
  7. Cuando como padres se asume una postura de autoridad al punto de no permitir que el adolescente hable, se exprese y pueda tomar decisiones.
  8. El deseo consciente o no de influenciarlo, para que se comporte de determinada manera, estudie x carrera profesional, o piense igual que los padres.
  9. Por la idea de “Perfección Física” que los lleva a querer tener el cuerpo de tal o determinada manera y también que muchas veces es causa de enfermedades como anorexia y bulimia.

Estas y muchas más razones pueden llevarte a preguntar ¿Por qué debo tenerlo presente y darle importancia?

Porque cuando estas situaciones no son tomadas en cuenta puede ocurrir que tu hijo/a se sienta abrumado ante tantos cambios y expectativas, que pueda luego hasta caer en una depresión.

Es importante estar atentos a los cambios de los adolescentes porque ellos hablan muchísimo a través de su comportamiento no verbal. Estar ahí apoyándolos en lo que quieran lograr, escucharlos cuando desean hablar, dejarlos hablar y se expresen, dedicarles tiempo de calidad etc.

Es importante que el adolescente sepa que cuenta con el apoyo de sus padres.

¿Cómo puedes lograr apoyar a tu hijo y lidiar con la inestabilidad emocional?

Aquí te comparto seis recomendaciones:

  1. Cuidado con las críticas: Evita las críticas negativas, y hablar constantemente de sus errores y de las cosas que pueden estar haciendo mal.
  2. Reconoce lo bueno que tiene: a veces puedes caer en un círculo donde solo hablas de las cosas malas, y es sumamente impórtante que te enfoques más en las cosas buenas que tiene tu hijo adolescente, que no te quedes con esas cosas dentro de ti sino que las expreses y por lo tanto las reconozcas.
  3. Anímalo: cuando quiera lograr algo, cuando quiera emprender un nuevo sueño, cuando quiere estudiar algún curso extracurrilar.
  4. Dedícale tiempo de Calidad: Muchos padres pueden llegar a creer que sus hijos adolescentes no los necesitan y por lo tanto no buscan la manera de pasar tiempo con ellos. Y la verdad es que tus hijos si necesitan pasar tiempo contigo, y lo que puede pasar es que ya no sea con la misma actividad de antes cuando era un niño/a. Tu hijo necesitara tus cuidados cuando este enfermos, un abrazo que lo conforte cuando tenga un problemas con sus amigos. Haz una lista de actividades que les gusten a ambos y por lo menos una vez a la semana realicen una de ellas.
  5. Separa la conducta de la persona; no es lo mismo que le digas “Eres un irresponsable”, a que le digas “José, tu comportamiento con relación a lo que paso con tu profesor en el colegio fue irresponsable”.
  6. Escúchalo: oír y escuchar son dos cosas completamente diferentes. Cuando oyes a tu hijo solo ves palabras salir de su boca, pero cuando verdaderamente escuchas comprendes lo que está diciendo, pones atención a los detalles, cuando verdaderamente estas interesado en lo que te dice, tu lengua no verbal también lo expresara así.

Al terminar este artículo quiero dejarte con la siguiente reflexión:

“La etapa de la adolescencia es como una ruleta de cambios por los cuales pasaran tu hijo y tú, lo importante no es las veces que se equivoquen sino, su actitud ante esas caídas y como las superen”

¿Te animas a acompañar a tu hijo en esta hermosa etapa de la vida?

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba