Recomendaciones para lograr la integración Familiar

Familias integradas o desintegradas

¿A que aspiramos?

La familia desde siempre ha sido la primera comunidad donde los seres humanos se desarrollan de manera integral. Es por esta vivencia tan marcada la importancia de trabajar porque las familias puedan en su acciones, comportamientos y decisiones aspirar a lograr y mantener la integración familiar. Entendiendo la integración familiar como la unión, la permanecía y la evolución de los miembros que la conforma, miembros que están unidos pero a la vez están diferenciados es decir que cada uno reconoce quien es y entre todos se respetan esas diferencias.

Pero ocurre que a veces las distintas situaciones, problemas, distracciones que ocurren alrededor y dentro de la familia nos puede hacer dudar de cómo podríamos como padres, familiares e interesados en preservar la institución de la familia, lograr que sus miembros puedan permanecer integrados y unidos.

¿De quién es la responsabilidad de que la familia se mantenga integrada?

En mi opinión la responsabilidad es de todos, pues cada uno de nosotros nació en una familia, pertenece a una familia o aspira a formar su propia familia.

¿Qué podemos hacer para que la familia continúe unida, integrada?

1.Valorar y respetar la individualidad de cada uno de sus miembros: quienes conforman las Familia nunca serán personas semejantes, estamos hablando de seres humanos únicos, con personalidades diferentes que tiene todo el derecho a aspirar soñar y vivir como lo deseen. Los tiempos han cambiado por ejemplo los padres ya no deben exigir que sus hijos hagan y estudien lo que consideran es lo mejor, un efecto negativo de esta creencia inculcada a los hijos es tener hoy en día un gran número de personas adultas insatisfechas, sin ganas de vivir y sin encontrar ningún sentido a la vida.

Cuál es el reto: respetar la individualidad de cada uno de sus miembros

2.Más y más diálogo: pero no una conversación unilateral donde los padres hablan y los hijos escuchan, sino un diálogo abierto y sincero donde se fomenta que cada miembro que desde el respeto y el amor pueda expresar lo que sienten, puedan hablar de sus sueños, de sus ideas, de sus decisiones. Esto no quiere decir dejar a los hijos hacer su vida solos sin ningún tipo de guía, a lo que me refiero es a que desde que los hijos son pequeños se fomenten estos espacios de diálogo y expresión.

Reto: Desde que los niños son pequeñitos tener espacios cada día, a la semana o cada 15 día para reunirse hablar de las cosas buenas y de aquellas por solucionar.

3.Más elogios, menos críticas, más reconocimientos: esto se logra primero siendo conscientes de cuántas cosas negativas nos expresamos comenzando por nosotros mismos, pero también a nuestra pareja, hijos, hermanos, y demás miembros de la familia. En segundo lugar aumentando las palabras y frases positivas, de reconocimiento y felicitaciones. Tercero teniendo en presente y grabando en nuestra mente que nunca se critica a la persona sino al comportamiento x que haya realizado, es decir no decimos José es irresponsable, sino José tuvo un comportamiento irresponsable cuando hizo tal acción. Esto podrá sonar como disco rayado, pero aún hoy todavía no se comprende y se sigue cometiendo el mismo error.

 Reto: Redoblar la cantidad de elogios, reconocimiento.

4.Mostrar verdadero interés: y esto se refiere a estar verdaderamente presente para el otro, escucharlo concentrado no en ti y lo que está pasando por tu mente en esos momentos sino en la otra persona, en lo que comunica, lo que quiere. Aunque pueda ser tal vez difícil de creer, esta acción de estar presente verdaderamente impacta de muchísimas maneras a los miembros de la familia. Con esta acción puedes enviarle el mensaje: verdaderamente me importas, te quiero y si estoy aquí para ti.

Reto: hacer un ejercicio con algún miembro de tu familia donde lo escuches estando solo presente para él o ella con lo que significa.

5.Ser conscientes de los cambios, los ciclos y la evolución: tener presente que la familia no tendrá siempre el mismo equilibrio pues en ella se van dando diferentes cambios, por ejemplo la pareja, familia con hijos pequeños, padres divorciados, familia con hijos adolescentes, nido vacío. Lo que quiero decir con esto es que cada una de esas etapas traen sus retos, experiencias y cambios, por lo cual el equilibrio y las experiencias no serán las mismas. Imaginen unos padres donde sus hijos están pasando a la etapa de la adolescencia, si tratan a los hijos de la misma manera como los trataban cuando eran niños pequeños dependienta de papá y de mamá, esto resultará posiblemente con enfrentamientos entre ellos.

Reto: Adaptarse a las nuevas necesidades de sus miembros.

6.Límites y normas claras (Aunque suene como disco rayado) estas reglas, normas, límites deben estar presentes desde el inicio, porque a medida que los hijos van creciendo sin dejarles claro que hay cosas que se pueden y otras que no, después será más difícil asumirlo, aunque nunca imposible. Cuando no establecemos estos límites y luego queremos imponer reglas porque si, los hijos pueden confundirse y no entender lo que está pasando.

Tener una familia integrada, unida y con apertura a los cambios, a la evolución, es un trabajo arduo que se logra con la cooperación y la responsabilidad de todos.

Qué les parece si a partir de leer este artículo asumimos un compromiso por trabajar para eso, por seguir las recomendaciones, por inculcarle a los hijos que ellos pertenecen a la familia y por ende tienen su cuota de responsabilidad y compromiso.

Si trabajamos todos en conjunto el futuro de la comunidad que es la familia será un futuro mejor!

¿Te animas y me acompañas en esta aventura?

Yo si me animo y me comprometo a seguir trabajando comenzando desde mi propia familia pero también compartiendo todas las informaciones pertinentes para la preservación de la familia.

Este es mi compromiso, ahora me encantaría que me compartieras el tuyo en los comentarios debajo de este artículo.

 

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *