¿Dónde comienza el éxito escolar?

 

Se acabaron las tan anheladas vacaciones para los hijos, ese tiempo exclusivo para jugar, para dormir un poco más, para vivir aventuras, para disfrutar de un tiempo sin tareas escolares, sin profesores y toda la responsabilidad que exige ser estudiante.

Así como los adultos toman vacaciones en sus respectivos trabajos, para desconectarse, renovarse, disfrutar, descansar, así también los hijos necesitan este espacio no solo para jugar, sino también incluso para aprender cosas nuevas y reencontrase con ellos mismos.

Una vez que este tiempo de vacaciones termina los padres y los hijos se encuentran cada año en un nuevo proceso de preparación para iniciar el nuevo año escolar, un nuevo proceso que implica compra de uniformes, útiles escolares, pero no solo eso, también los hijos necesitan prepararse emocionalmente para cerrar un tiempo de disfrute y entrar nuevamente en un tiempo importante para su crecimiento y desarrollo integral.

Y desde el cómo los padres manejen el cierre del ciclo de vacaciones, comienza el éxito escolar.

En este proceso de paso de las vacaciones al nuevo año escolar, es preferible evitar las lamentaciones o frases como; ¡Qué lástima que ya se termina tus vacaciones! o ¡Prepárate que ya se acabó la diversión!, o también ¡Ahora es que viene lo fuerte! Debemos ser conscientes que estas frases más que motivar a un niño a volver al colegio, lo que podrían hacer es que tu hijo o hija vea el regreso a clases como algo negativo.

El éxito escolar no depende o es tarea del colegio escuela, o los profesores, el éxito escolar comienza, se mantiene y perdura desde la casa. Depende de que los padres se involucren o no en el proceso de motivación y aprendizaje de sus hijos. 

¿Dónde comienza el éxito escolar?

  • Desde el proceso de motivación al nuevo año escolar que los padres utilicen con sus hijos en casa, antes de que terminen las vacaciones y comience el nuevo año escolar.
  • Involucrando a los niños de alguna manera en el proceso de compra de sus útiles escolares, uniformes y todas aquellas cosas que necesiten para el regreso a clases.
  • Involucrándose en el proceso de aprendizaje de sus hijos en todo el año escolar.

¿Cómo puedes hacerlo?

  • Ofreciendo tu ayuda, guía y acompañamientos con las tareas o proyectos escolares. Esto no quiere decir hacerle las tareas, pero si hacerle saber a tu hijo que tu estas ahí para lo que necesite. Esto varía mucho dependiendo de la edad de tu hijo o hijos, pero en cada etapa de la vida de los hijos estar presente es muy importante para mantener esa motivación escolar.
  • Cuando hables del tema del colegio y la escuela, no lo presentes como una obligación o como algo que ellos deben hacer ya que no trabajan, mejor háblales de los beneficios que ellos obtienen cada año escolar, desde reforzar valores como la responsabilidad, compañerismo, cooperación, como este proceso influye en su capacidad para socializar y tener amigos, relacionarse con las personas, aprender a tomar decisiones, a ser responsables por sus actos. Véndele este proceso escolar como algo muy bueno.
  • Asocia el proceso escolar con los intereses de tus hijos, es decir, si a tu hijo o hija le gustan mucho los animales por ejemplo puedes hablarle de como en la materia de ciencias de la naturaleza aprenderá más sobre ellos, o si quiere ser ingeniero o científico como las matemáticas son importantes y necesarias.
  • Involúcrate aún más en los proyectos escolares, esto puede ser desde sentarte con ellos a acompañarlos mientras lo hacen, si llegas después del trabajo preguntarles cómo va, ofrecerte a ser su ayudante pasándoles los materiales o buscándole lo que necesitan, ir con ellos a comprar materiales, ofrecerle observaciones y afirmaciones positivas sobre su trabajo.
  • Participa en las actividades del colegio, asiste a las reuniones de padres.
  • Refuérzalo positivamente por su dedicación, por su esfuerzo, por levantarse cada mañana para ir al colegio.
  • Si se presenta un inconveniente en el colegio o escuela, dale la oportunidad de escuchar lo que tiene que decir, evita decirle lo que tiene que hacer para resolver algo que paso en el colegio, en vez de eso hazle preguntas abiertas que lo lleven a pensar, reflexionar, ser empático, ponerse en el lugar de sus profesores o compañeros, a mirar como existen múltiples opciones y soluciones. Pero no le digas cómo, incentívalo a descubrirlo.

Desde siempre el éxito escolar ha dependido principalmente del papel que los padres juegan en este proceso de los hijos, no veremos los mismos resultados en los hijos de padres que no se involucran en nada, versus los hijos donde sus padres se involucran de manera especial en este proceso.

Recuerda que: 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *