6 Estrategias para lograr ser una Persona Resiliente

A través de los medios de comunicación podemos ver cada día, imágenes y contenidos sobre situaciones difíciles y trágicas que viven los seres humanos. Donde sin embargo, muchas de las personas que viven estas situaciones  logran superarlas y recuperarse. ¿Cómo enfrenta el ser humano estas situaciones? ¿Cómo puede reaccionar a situaciones tales como la muerte de un ser querido, la pérdida del trabajo, una enfermedad difícil, un ataque terrorista y otras situaciones catastróficas?
Lo logran gracias a la Resiliencia, que según Stefan Vanistendael es la capacidad de triunfar, de vivir, de desarrollarse positiva y socialmente a pesar del estrés o una adversidad que implica normalmente el grave riesgo de un resultado negativo.
La Psiquiatra Rafaela Santos, presidenta del instituto español de resiliencia explica que  lo que caracteriza a la resiliencia es la resistencia frente a la adversidad junto a la capacidad para reconstruirse saliendo fortalecido del conflicto. También explica que la resiliencia es una actitud positiva a pesar de las circunstancias difíciles y representa  el lado positivo de la salud mental, aprendiendo de la derrota y transformándola en oportunidad de desarrollo personal.
Es importante tener en cuenta que la resiliencia no es algo que una persona tenga o no tenga, es algo que implica una serie de conductas y formas de pensar que cualquier ser humano puede aprender y desarrollar. Esta viene como resultado del proceso que viva la persona y como éste evolucione según las circunstancias, la naturaleza de la situación, el contexto y la etapa de la vida.
Entendiendo que la resiliencia no solo significa superar una situación difícil sino también que tener una actitud positiva antes eventos difíciles y aprender de los fracasos en la vida, quiero compartir contigo 6 estrategias para lograr ser una persona resiliente:
  1. Enfócate en lo que es importante: como persona conocerte a ti mismo es de vital importancia ya que al hacerlo sabes quién eres, cómo piensas y qué sientes. Es necesario que puedas priorizar y darle el valor a lo que realmente resulte importante para ti.
  2. Reconoce tus fortalezas y debilidades: estas te permitirán saber cómo y de  qué manera enfrentar las situaciones de la vida, como también saber en qué eres bueno y en que necesitas mejorar. Ten en cuenta que lo que ahora no sabes, puede aprenderlo en lo adelante, por tanto, identifica si tus debilidades pueden convertirse en fortalezas y toma acción al respecto.
  3. Aprende a usar la comunicación de forma Asertiva, lo que te permitirá manejarte de manera positiva y no violenta ante los conflictos, sabrás cuando decir No sin tener miedo a hacerlo y no reaccionarás de manera pasiva o que pueda afectar a los demás.
  4. Identifica las causas de los problemas: al hacerlo encontrarás las estrategias necesarias para solucionar el problema y por tanto lograrás que esas situaciones no vuelvan a repetirse en el futuro próximo.
  5. Controla tus emociones y conducta: hacerlo te facilitará tener control ante la adversidad y te permitirá permanecer centrado en situaciones de crisis. Tener control emocional es de suma importancia, pues con esto creas un equilibrio en tu personalidad y actuar en consecuencia de manera objetiva.
  6. Se Optimista: piensa que las cosas pueden ir bien, ten una visión positiva del futuro y declara que puedes controlar el curso de tu vida. Los avances médicos han demostrado que el optimismo es bueno para la salud física y psicológica de las personas. Te en cuenta que todo irá bien a pesar de los contratiempos y de las frustraciones.
El camino que lleva a la resiliencia no es un camino fácil, sino que implica  en un momento un malestar emocional, a pesar de esto las personas resilientes tienen la fuerza que les permitirá seguir con sus vidas frente la adversidad.
Estas 6 estrategias que he compartido contigo pueden ayudarte a ser capaz de aprender a salir adelante a pesar de situaciones muy estresantes o negativas que pasen en tu vida. Es importante que tengas en cuenta que este camino es mejor caminarlo acompañado. Identifica una persona que acompañarte en ese proceso: un amigo, familiar, o bien un profesional que pueda darte una mano en los momentos más críticos de tu vida. Recuerda rodearte de personas que sumen a tu vida y que sean un apoyo sólido y leal.
Para terminar te comparto esta frase: “La experiencia no es lo que te sucede, sino lo que haces con lo que te sucede”. Aldoux Huxley
Si necesitas algún tipo de orientación adicional sobre esta información, no dudes en escribirme, con gusto te responderé. ¿Sientes que te ha servido este contenido? ¿Con cuáles herramientas de las presentadas anteriormente cuentas, y con cuáles no? Te invito a comentar para conocer tu parecer.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *