6 estrategias para educar de manera positiva

Educar a los hijos en las habilidades, capacidades y actitudes necesarias para la vida, es una de las tantas metas o propósitos  que los padres quieren lograr.

Cuando hablamos de disciplina de manera general nos referimos a las actitudes que asume una persona a través de las cuales quiere instruir a otras en el desarrollo de habilidades específicas como por ejemplo los profesores que quieren enseñar matemáticas o lengua española, o a seguir un determinado código de conducta como es el caso de los padres que quieren que su hijos puedan seguir las normas del hogar.

Aplicar la disciplina en el hogar no solo permitirá que los hijos puedan seguir y obedecer las normas y límites establecidos sino también que les aportara en la formación de su carácter, aprenderán auto-control y a tener un comportamiento aceptable.

Cuando un padre quiere lograr que su hijo/a se lave las manos antes de comer, realizara un conjunto de tareas entre ellas, explicarle, decirle él porque es importante y también lo hará porque deber ser ejemplo para el niño de ese comportamiento que quiere lograr que el asuma. Este comportamiento tendrá que repetirse muchas veces con la ayuda del padre o la madre, hasta que el niño/a lo asuma completamente.

Educar a los hijos a través de la Disciplina Positiva requiere de:

  • Abrir nuestra mente a nuevas formas de educar y criar a nuestros hijos.
  • Romper con las creencias y la forma de educar antiguas donde el hogar parece una base militar donde el niño no tiene libertad de expresión ni de nada.
  • Cambiar los golpes físicos por palabras y dialogo abierto con los hijos.

La disciplina positiva consiste en educar, criar a los hijos con amor y firmeza al mismo tiempo. Un hogar donde los padres permiten que haya libertad con orden, opciones limitadas y los niños en algunos momentos puedan decidir qué hacer dentro de unos límites que sean respetuosos para el niño y para los padres.

A diferencia de los otros estilos de crianza donde las cosas se hacen porque el padre las dice, donde el niño no tiene aprendizaje de las situaciones ya que no hay un dialogo posterior a una conducta por lo tanto solo aprende a acatar y seguir ordenes sin necesariamente entenderlas o donde lamentablemente hay mucho límites pero casi nada de amor a los hijos.

Los tiempo han cambiado y con el nuestros hijos y el ambiente donde ellos crecen y se desenvuelven y por eso hoy ellos más que una actitud autoritaria y dominando, necesitan una actitud amorosa y firme.

Comparto contigo 6 estrategias para educar a los hijos de manera positiva.

  1. Comprender el comportamiento de tu hijo: es decir que ante los comportamientos que el emita en vez de juzgarlos y llenarlos de reproches primero reflexionaras porque pudo reaccionar así, le vas hacer preguntas que te puedan llevar a una mejor comprensión de su comportamiento. La forma de abordarlo será siempre de manera positiva y afectiva.
  2. Comunicación: es vital que puedas hablar con tu hijo sobre lo que él siente, lo que experimenta, sobre el porqué de sus reacciones. Que esta comunicación abierta poco a poco vaya creando la confianza en tu hijo de cada día acercarse a ti hablar contigo y no tiene miedo de asumir su responsabilidad ante las situaciones de la vida.
  3. Entendimiento y empatía: consiste en ser capaz de ponerte en el lugar de tu hijo, de sus pensamientos, sentimientos antes algo que ocurrió, esto te permitirá tener una visión más amplia de lo sucedido y no solo concentrarte en lo que piensas tu como adulto. Esto lo vas a lograr pensando que como hubieras reaccionado tú, o si habrías echo lo mismo que tu hijo o recordando tus experiencias pasadas.
  4. Reconducir el comportamiento inadecuado con respeto: Cuando se presenta el comportamiento inadecuado cambias los gritos y los golpes por un tono firme y con afecto donde después de haberle explicado tu punto de vista le hable de porque esa conducta es inadecuada. Cuando te refieres a esa conducta inadecuada con respeto es decir sin etiquetas negativas logras más apertura de parte de tu hijo, que si lo hicieras de manera negativa. Por ejemplo: si tu hijo tiro algo al piso en vez de darle un fuerte golpe por las manos puedes tomarlo suavemente por ellas decirle que no es correcto y llevarlo a recoger el objeto.
  5. Colaboración mutua; En este proceso no llevas todas las cargas sino que tu hijo forma parte importante de su educación teniendo la oportunidad de expresar sus ideas, opiniones. Como padre puedes ponerle pequeñas tareas y responsabilidades las cuales permitan que tu hijo desarrolle las competencias básicas para la vida. Por ejemplo responsabilidades con sus tareas, el colegio, su habitación cosas de la casa como sacar la basura, si son pequeñitos cuando vaya al mercado él o ella pueden llevar una funda con nada de peso.
  6. Llegar acuerdos en común: los niños igual que pasa con los adolescentes, están más dispuestos a cumplir las reglas que ellos mismos han contribuido a decidir, darle la oportunidad de que en algunas ocasiones puedan opinar sobre algunas normas de la casa y permitir ese espacio de negociación entre padres e hijos resulta muy beneficioso para los hijos. Esto les permitirá en un futuro saber tomar decisiones y asumir sus responsabilidades.

 Cuando educas a tus hijos de esta manera los ayudas a sentirse personas importantes y valiosas y esto traerá como consecuencia niños y niñas felices, maduros, respetuosos, con habilidades y capacidades para resolver conflictos, colaboradores y responsables.

 

 

 

1 comentario en “6 estrategias para educar de manera positiva”

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba